Vamping: cuando la tecnología no nos deja dormir

Al sueño le ha salido un temido enemigo que tiene una relación muy directa con la tecnología. Este enemigo se llama vamping o, en otras palabras, el efecto que produce la luz de las pantallas de cualquier dispositivo sobre la mente y que no nos deja conciliar el sueño.

 

¿Cuántos de vosotros miráis el móvil antes de ir a dormir? Seguro que la mayoría lo último que hacéis antes de descansar por la noche es enviar un mensaje por whatsapp o acabar de ver vuestra serie favorita en el ordenador. ¿No habéis notado alguna vez que os cuesta dormir? La respuesta tiene nombre y se llama vamping.

Los secretos del vamping

¿Qué es el vamping?

Cuando tratamos de conciliar el sueño, nuestro cuerpo segrega una hormona llamada melatonina que es la que nos regula el ciclo del sueño. El cerebro fabrica esta hormona unas dos horas antes de ir a dormir. Cuando usamos aparatos electrónicos con luz, ya sean móviles, tabletas, ordenadores…el cerebro entiende que aún es de día y no fabrica esta hormona. La explicación a la falta de sueño es que la luz frena la producción de melatonina y por ello no podemos descansar.

 

El proceso de transformación digital al que está sometido nuestra sociedad ha acelerado la propagación de este fenómeno, especialmente en los adolescentes, pero también en los niños. Cada vez se dispone de un teléfono móvil a más pronta edad, por lo cual el vamping aparece también en edades muy precoces.

De hecho, según varios estudios el uso de dispositivos electrónicos antes de ir a dormir reduce el 90% de la melatonina que segregan los niños. 

¿Qué efectos tiene el vamping?

Por si no fuera suficiente con no poder dormir, el vamping también tiene consecuencias muy negativas en cuanto a la alimentación. La alteración en la fabricación de melatonina influye directamente en el apetito, pues a falta de esta hormona nuestro cuerpo nos pide comida. La explicación científica a esta cuestión es que, cuando no tenemos melatonina, fabricamos neuropéptidos, hormonas que estimulan el apetito y las ganas de comer alimentos grasos y dulces.

 

El vamping no nos deja dormir y también hace que nos engordemos. El hecho de no dormir provoca una alteración en el proceso natural y es aquí cuando aparece el hambre, nos apetecen los dulces y, en consecuencia, nos engordamos. Diversos estudios muestran que dormir entre 3 y 5 horas menos de lo habitual lleva a consumir unas 385 calorías más al día.

 

Por otro lado, la falta de sueño provoca más cansancio y menos actividad, que se traduce en aumento de peso. Como podéis ver todo es una cadena que está conectada a lo mismo, la falta de descanso provocada por este fenómeno. Según la especialista de la Unidad del Sueño de la Clínica Universidad de Navarra , Elena Urrestarazu, un sueño óptimo previene de sufrir enfermedades como infartos, ictus o depresiones. Al dormir, no solo importa la cantidad de horas, sino la calidad de nuestro sueño en todas las etapas, apunta la doctora.

¿Qué hacer cuando tengo vamping?

Seguro que muchos de vosotros os habéis encontrado en la situación de querer dormir y no poder hacerlo, además sin saber porqué. Pensad entonces qué habéis hecho antes de meteros en la cama. Si tiene relación con haber usado un dispositivo electrónico, la razón de no poder dormir ya la sabéis.

 

¿Pero cómo puedo evitar esta falta de sueño? Lo más importante es que cuando se acerque el momento de meteros en la cama, evitéis usar aparatos electrónico durante mucho tiempo. Es inevitable jugar un poco con el móvil, enviar mensajes, hacer trabajos con el ordenador, pero si somos conscientes que en breves iremos a dormir, es mejor evitar el uso prolongado de dichos aparatos.

 

Aún cayendo en la trampa del vamping, es importante no incrementar su efecto. Es decir, sino podemos dormir por culpa de la tecnología debemos evitar consumir sustancias como el alcohol para evitar que el efecto vaya a más. Es cierto que se suele relacionar el alcohol con el sueño profundo, pero está comprobado que beber demasiado interrumpe el sueño. El alcohol afecta directamente al sueño REM.

 

Seguro que algunos también habéis pensado en cansaros, para tener más sueño. Por muy bueno que sea el ejercicio para mejorar la calidad del sueño, no es bueno hacerlo antes de ir a dormir. El deporte es mejor practicarlo justo cuando te levantas para preparar tu cuerpo para todo el día.

 

Está claro que la tecnología nos aporta un sinfín de cosas positivas, pero también tiene su lado oscuro y no por eso debemos dejar de prestarle atención. En realidad es como todo, depende mucho del uso que se haga de ella para saber si es más buena que mala.

 

Por ello, si quieres prevenirte de los riesgos que provoca en ti el vamping, debes usar esta tecnología de manera responsable. Lo mejor es organizarse y tener claro cuándo puedo usar o no la tecnología. Y sino, existen remedios mucho más naturales para conciliar el sueño como leer o pensar:)

Vamping: cuando la tecnología no nos deja dormir
5 (100%) 6 votes
Summary
Vamping: cuando la tecnología no nos deja dormir
Article Name
Vamping: cuando la tecnología no nos deja dormir
Description
El vamping es el peor enemigo del sueño y tiene una relación muy directa con la tecnología. La luz de las pantallas de nuestro móvil, ordenador o tablet, hace que nos cueste conciliar el sueño por la noche.
Author
Publisher Name
Molismedia
Publisher Logo

0 Comments

Marc Moliner 8 mayo, 2019 at 4:40 pm

Visitor Rating: 5 Stars

Pol 9 mayo, 2019 at 9:26 am

Visitor Rating: 5 Stars

Deja un comentario

¡No te pierdas una!

   

Publicidad

Síguenos

INSTAGRAM